El Jardín Chino

Los Jardines Chinos están considerados siempre como expresiones del arte noble en su estética siendo reunidas ideas filosóficas y religiosas. Estos jardines fueron realizados en torno a los conventos y a las ermitas, representando plazas para la contemplación y reflexión.

Los jardines recuerdan a los europeos por la presencia de muchos elementos barrocos: la predominancia de las líneas curvas, organización contrastante de los elementos de la naturaleza: agua-tierra, valle-colina.

Los jardines chinos representan una sucesión de escenas donde varias impresiones son relevadas, así que el visitador está siempre sorprendido. Aunque produzca sentimientos diferentes, las escenas están realizadas con elementos presentes en la naturaleza de China: montañas, llanos, desiertos, ríos, lagos, islas, vegetación de montaña o de llano. El arte supone combinar estos elementos para crear una atmósfera de calma.

La filosofía taoista que se fija en sentir la naturaleza dio luz al culto del agua y de la montaña en el jardín chino. El agua y las piedras llevan muchos símbolos, así que ellos son los puntos esenciales en la estética de los jardines chinos.

La montaña representa un elemento específico en la pintura y en el jardín chino, también. Para los chinos, la montaña representa la tierra (Yang, vertical), pero, también, la plaza de la inmortalidad. Muchas veces, los chinos sustituyen la montaña con un conjunto de rocas que representan la continuación de una tradición cultural muy vieja. Las rocas representan la estructura fuerte de la tierra, mientras que el agua (Yin, horizontal), con su movimiento, simboliza el pulso vivo de la tierra. La montaña y la roca están asociadas con la visión expresionista sobre la naturaleza, aportando un aire filosófico al jardín, mientras que la tierra es más lírica, recordando al impresionismo.

En cuanto a la vegetación del jardín, los arbustos con flores o los árboles florecidos y las flores de varios colores son muy apreciados.

En este espacio hemos querido respetar el deseo del MAESTRO de reflectar dos almas: la de la naturaleza, representada por grupos vegetales donde hay tareas de crisantemas muy delicadas y la del jardinero. Él es su creador, el que intentó realizar un equilibrio parecido al de la naturaleza, representado en el principio milenario omnipresente en Tai Chi: la unidad que está entre el Yin y el Yang.

LEYENDA

Según una vieja leyenda china, hace casi 3000 años, un emperador se enteró de que en la Isla del Dragón que pertenece al Mar de la Salida del Sol (Japón de hoy) hay una planta mágica que puede devolver la juventud. Pero, solo un joven puede coger la planta, así que envió 12 chicos jóvenes y 12 chicas jóvenes a la isla. Después de confrontarse con tormentas peligrosas y serpientes feroces, los jóvenes llegaron a la isla, pero allí, en lugar de la hierba milagrosa, encontraron una crisantema de oro.

La Universidad "Alexandru Ioan Cuza" de Iasi

Sugerencias, comentarios: Webmaster
Copyright ©2017 El Jardín Botánico de Iasi. Todos los derechos reservados