El Jardín Italiano

En el período del Renacimiento, el jardín representó una demostración de lo que el hombre puede construir al confrontarse con la naturaleza. Los jardines del renacimiento no fueron construidos para pasear o meditar, sino para ser consideradas obras artísticas o para la contemplación estética. Desde este punto de vista, la naturaleza es muy hermosa cuando esté lógicamente organizada, cuando represente una forma en la cual se puede expresar un idea.

Frente a la naturaleza, el hombre tiene una relación matemática que acabó con la aparición del tipo de jardín llamado arquitectónico, donde el jardín está considerado un objeto artístico creado, calculado. Aquí, la matemática se reúne con la poesía, la ciencia se reúne con la fantasía, la ley con la libertad. Las características comunes de estos jardines son los trayectos geométricos, las plantas sempervirentes de formas irregulares y la presencia de las estatuas y surtidores.

La idea del jardín renacentista nació del deseo de encontrar el equilibrio justo entre la razón y la fantasía creativa. A menudo, el jardín está asociado con un lugar para delicias: el refugio de los intelectuales, artistas y literatos, lugar de meditación y estados espirituales especiales, en momentos festivos o de representaciones escenográficas.

El jardín italiano fue concebido en el siglo XV, en Florencia. Una de las primeras construcciones con jardín italiano fue Villa Medici (El Chalet de los Médicos), que se encuentra muy cerca de Florentina.

En este tipo de jardín nosotros hemos sustituido el verde oscuro de los arbustos sempervirentes con los matices alegres de unas raleas de crisantemas. Así aparecieron plantas bajas específicas del jardín italiano, donde se pueden encontrar representaciones clásicas de algunas formas geométricas estrictas, construidas exclusivamente por crisantemas, que son combinadas con algunos elementos del arte topiar.



La Universidad "Alexandru Ioan Cuza" de Iasi

Sugerencias, comentarios: Webmaster
Copyright ©2017 El Jardín Botánico de Iasi. Todos los derechos reservados